Articugrama


La relación palabra e imagen tienen en común el verbo de la articulación.

El Reflexión dual de María Chacón es tan profundamente poética que no ignora la etimología y sabe que "poesía" era la "cualidad de hacer algo" y era la expresión griega para definir el proceso que convertía un pensamiento en materia.  Una manera de retener la realidad, de agarrarla, de hacer con ella algo que sea más que espacio y tiempo. Por eso en sus pictobridas, un proyecto en el que usa bridas para configurar pictogramas de elocuente elegancia, importa tanto el resultado final como cada uno de los pasos del proceso que lo logran: de hecho, en cada uno de esos pasos, en esa danza de bridas que pone en marcha sobre un cartón, se diría que el pictograma que está gestándose configura a su vez otros posibles pictogramas suspendidos en la pura abstracción.

He ahí su lección: una serie de pasos que nos presentan  momentáneos resultados abstractos acaban por definir una imagen reconocible cargada de significados, porque el pictograma trata fundamentalmente de sintetizar lo real, traducirlo a impacto visual cuya nitidez lo haga legible a cualquiera, porque en él palabra e imagen comparten la misma sustancia. Una sustancia que es eminentemente poética, porque se trata de trasladar el pensamiento, y todos sus discípulos, la memoria, el sueño, los conceptos, lo que es, a la materia, algo que se toca, que se mira, lo que está. No es de desdeñar el componente artesanal de estos pictogramas de Chacón, su formidable capacidad para que unos elementos tan poco habladores como las bridas nos sepan decir tanto y además lo hagan en cada paso del proceso, pero por encima de esa artesanía que viene a confirmar dotes esenciales de su labor -como el buen gusto, la elegancia, la destreza- importa señalar el componente de magia que se da en todo proceso poético gracias al cual, como querían los griegos, un pensamiento, una intención, un ente abstracto, echa a andar para transformarse en materia -palabra que procede de "madre", o sea, lugar del que venimos, o sea, aquello de lo que estamos hechos. 

PROCESO CREATIVO:

La técnica y el material utilizado realza su peculiar capacidad expresiva; la propia flexibilidad de las bridas enlazadas, derivan en formas lineales puras, donde curvas y rectas perfectas se entrelazan y mezclan. Se inventa un patrón que se va articulando componiendo diferentes formas dando como resultado sugerentes imágenes que se dibujan en relieve sobre un soporte plano.

Lo azaroso juegan un papel importante tanto en el origen como en el proceso de mi trabajo. El azar también puede ser provocado.

La inspiración de la imprevisión total o parcial, a través de materiales peculiares o de nuevos procedimientos técnicos, participa en el control del transcurso creativo en su generalidad.

Me interesan las pequeñas cosas aparentemente insignificantes, que fuera de su contexto adquieren un valor significativo.

© 2016 por María Chacón Moreno

28005, Madrid.